¿Dónde se inventó el pádel?

¿Dónde se inventó el pádel?

Desde que se inventó, el pádel es un deporte que no ha parado de cosechar éxitos y sumar adeptos. Ya sea a nivel profesional o amateur, lo cierto es que es una práctica deportiva que lejos de ser una moda pasajera, se ha convertido en todo un deporte de masas que año tras año sigue demostrando que es un deporte vivo.

Pero… ¿dónde se originó surge este deporte?

Es complicado dar una respuesta a esta pregunta. Existen varias versiones sobre la historia del origen pádel.

 

Orígenes del pádel

Según la versión más reconocida, que es la oficial de la Federación Española de Pádel, y la misma que ofrece la Federación Internacional, el pádel nació en el año 1969 en Acapulco, Argentina. Por aquel entonces, Enrique Corcuera, que es considerado el inventor del pádel, era un enamorado del frontón que practicaba en una pista de frontón que tenía en su casa. Se le ocurrió incorporar a su pista una pared de unos tres metros de altura en la pared opuesta que ya tenía, y colocar una red en medio, y cerrando los costados con 4 paredes que tenían una altura media. En total, el recinto tenía unas dimensiones de 20×10 metros. Las reglas que se aplicaban eran las mismas del tenis, pero con la diferencia de que estaba permitido usar las paredes para rebotes. Se jugaba con palas de madera y recibía el nombre de Paddle-Tenis.

Posteriormente, en el año 1974, entra en juego la figura del príncipe Alfonso de Hohenlohe, al que se le considera uno de los principales precursores que permitió la amplia difusión del pádel a todo el mundo. En ese año, Enrique Corcuera invitó a su amigo Alfonso de Hohenlohe, a su finca a pasar unos días. Y allí le enseñó el nuevo deporte que había ideado. Alfonso vio oportunidades en él y decidió llevarlo a la Costa del Sol en España ese mismo año de 1974 para fomentarlo en sus negocios inmobiliarios. Construyó en su Marbella Club dos canchas, con algunas modificaciones, integrando la reja en lugar de las paredes

Transcurrido un año de la llegada del pádel a España, Julio Menditengui, amigo de Hohenlohe, llegó a Argentina, país que terminó siendo toda una potencia en este deporte.

Ya en el año 1991, los dirigentes de la Asociación Argentina de Pádel y de la Asociación Española acordaron la fundación en Madrid de la Federación Internacional de Pádel, concretando un reglamento de juego internacional.

En la década de los 90, el pádel fue ganando una gran popularidad en España, gracias a al impulso que le dieron figuras como la gran leyenda del tenis Manolo Santana. Incluso hizo que algunos tenistas se cambiaran de disciplina.

Desde entonces, el pádel no ha dejado de crecer. De hecho, durante la pandemia, el pádel se convirtió en el deporte más practicado, según apuntan diversas encuestas.

Las razones de su éxito son diversas. Es un deporte apto y muy accesible a cualquier edad, siendo menos exigente a nivel físico que el tenis. Es fácil empezar a jugar incluso si no se ha hecho nunca deporte, porque se mejora rápidamente y eso acaba enganchando a los jugadores. Además, no debemos olvidar su faceta social, ya que es un juego divertido y donde se está cerca de los otros jugadores, facilitando mucho la interacción.